Somos lo que comemos -y lo que decimos, pensamos, hacemos-

“El hombre es lo que come”. Y es que recordemos que los alimentos, además del agua y el oxígeno, son el combustible de nuestro cuerpo.

Desde siempre, el hombre ha luchado por obtener condiciones adecuadas de salud y bienestar siendo la alimentación, tal vez, el factor más importante en esta tarea. Como dijo el filósofo alemán y padre del humanismo Ludwig Feuerbach: “El hombre es lo que come”. Y es que recordemos que los alimentos, además del agua y el oxígeno, son el combustible de nuestro cuerpo.

En Casa Rosa, donde nuestra principal función es el cuidado de la salud de nuestros pacientes, la alimentación juega un papel fundamental por lo que la calidad y balance de los alimentos tienen un solo fin: el bienestar. Porque sin alimentos NO hay vida.

Igual que el filósofo alemán, en Casa Rosa creemos firmemente que el hombre es lo que come pero también es lo que dice, lo que dice de los otros y lo que dice de él mismo. Sabemos que hay personas que a veces son implacables consigo mismas; tanto, que se comen sus palabras, sentimientos, pensamientos y emociones quedando todo esto guardado hasta lo más profundo. Y aquí entramos nosotros para ayudarlas a reflexionar; a ser más flexibles y benevolentes con su interior; a sacar todo aquello que estorba y de este modo recuperen y vuelvan a sentirse personas plenas, libres y felices.

Lorena Rosas

Nutrióloga

¿Alguien que conoces necesita ayuda?

¿Tienes un familiar o un amigo que se resiste a recibir tratamiento?


¿Conoces a alguien que tiene miedo a dar el primer paso?

¿Necesitas ayuda?

55 6810 1894
hola@casarosa.mx


Cañada 260
Jardines del Pedregal
Ciudad de México

×
Chatea con nosotros