Trastornos alimentarios, anorexia y bulimia nerviosas.

Los desórdenes en la alimentación se han incrementado considerablemente en los últimos años afectando mayormente a la población joven; especialmente, a las mujeres.

Los desórdenes en la alimentación se han incrementado considerablemente en los últimos años afectando mayormente a la población joven; especialmente, a las mujeres.

Una combinación de factores nutricionales, socioculturales, psicológicos, familiares, interpersonales y biológicos contribuyen a la presencia de los desórdenes en la alimentación. Por ello no se pueden tratar a la ligera y es muy difícil determinar el tratamiento o su prevención pero se espera que se pueda controlar la incidencia de estos desórdenes a través de una mejor educación nutricional así como con una valoración para determinar el peso ideal por parte de un nutriólogo, además del apoyo de otros especialistas como psicólogos, psiquiatra y consejeros. Se sabe que, cualesquiera que sean las causas o los factores que intervengan, todo comienza con una dieta que es consecuencia de la preocupación desmedida por el peso corporal.

Dos de los desórdenes más comunes y complejos son la Anorexia Nerviosa (privarse de alimentación voluntariamente) y la Bulimia Nerviosa (patrón por comer en exceso e inducir una purga posterior que puede ser a través del vómito o uso de laxantes). Se tiene estimado que cerca del 10 al 15% de las adolescentes y mujeres jóvenes padecen de estos trastornos en diferentes grados.

En esta sociedad que nos presenta modelos cuyos pesos están muy por debajo del promedio, donde nos dicen en la TV que esos cuerpos son lo “IN”, los deseables y los esperados, se genera como consecuencia un deseo en los adolescentes por imitar a estas modelos.

Hablando un poco sobre estadísticas:

En los últimos 20 años estos trastornos de comportamiento alimenticio (TCA) aumentaron un 300%, teniendo en México más de 20,000 casos de los cuales el 90% son mujeres.

La mayor prevalencia de todos los trastornos alimenticios se da en adolescentes entre 14 y 19 años de edad. En la población universitaria, entre el 19 y el 30% de las mujeres presentan algún TCA. El 62% de las deportistas como gimnastas olímpicas y/o bailarinas de ballet, tienen algún desorden alimenticio.

Alrededor del 75% de las adolescentes intentan activamente controlar su peso o perder kg.

En el caso de los varones, cerca del 40% tratan de controlar su peso, 15% se preocupan por bajar y el 25% por aumentarlo.

En la última década se ha incrementado el problema en niñas de 10 a 19 años de edad, esto significa que una o dos de cada 100 niñas presentarán este problema.

Si bien no es lo más común, hay casos detectados de niñas entre 8 y 11 años con estos trastornos.

De 100 casos reportados sólo 6 o 10 son varones adolescentes y se caracterizan por ser atletas comprometidos como levantadores de pesas, gimnastas y/0 jockeys, principalmente.

Es de vital importancia estar alerta con los jóvenes y en particular con las mujeres adolescentes pues estos padecimientos tienden a hacerse crónicos y ellas se vuelven más obsesivas con el peso hasta tener una realidad y visión distorsionadas de sus cuerpos.

El apoyo de un grupo de especialistas es fundamental para tratar estos problemas de salud.

Lorena Rosas Ruiz
Licenciada en Nutrición

¿Alguien que conoces necesita ayuda?

¿Tienes un familiar o un amigo que se resiste a recibir tratamiento?


¿Conoces a alguien que tiene miedo a dar el primer paso?

¿Necesitas ayuda?

55 6810 1894
hola@casarosa.mx


Cañada 260
Jardines del Pedregal
Ciudad de México

×
Chatea con nosotros