fbpx

LA INFIDELIDAD Y LA SALUD EMOCIONAL

Así como la adiccion, la depresión y algunos otros problemas de índole de salud mental o emocional, la infidelidad es considerada un problema moral si no analizamos qué hay detrás y que provoca la decisión de romper el pacto de ser fiel en una relación de pareja.

LA INFIDELIDAD Y LA SALUD EMOCIONAL

Por: Paulina Herrerias

Así como la adicción, la depresión y algunos otros problemas de índole de salud mental o emocional, la infidelidad es considerada un problema moral si no analizamos qué hay detrás y qué provoca la decisión de romper el pacto de ser fiel en una relación de pareja.

Detrás de la infidelidad están los condicionamientos sociales, la historia de vida, la incapacidad para contactar con las propias necesidades y la imposibilidad para poner límites sanos. Por lo general provocará culpa, resentimiento, codependencia, y relaciones tóxicas y destructivas.

Acerca de la infidelidad existen muchos mitos:

Todo mundo es infiel, es un comportamiento natural y previsible.

Los datos sobre la frecuencia de la infidelidad matrimonial muestran que más o menos la mitad de los matrimonios incurren en ella. Lo tradicional es que los hombres sean los adúlteros pero en la actualidad las mujeres están aproximándose al primer lugar.

Los relaciones extra matrimoniales son positivas y pueden hacer revivir un matrimonio moribundo.

Las estadísticas señalan todo lo contrario, en la mayoría de los casos las relaciones adúlteras terminan por desestabilizar a las relaciones de pareja formales.

El miembro de la pareja que es engañado es el responsable de la infidelidad, “ tú me obligaste a hacerlo “.

Gran parte del trabajo terapéutico en terapia de pareja consiste en lograr que cada uno de los miembros de la relación se responsabilicen de sus acciones y toma de decisiones.

Si se descubre la infidelidad es preferible hacer como que no se sabe nada para evitar una crisis.

La infidelidad siempre termina en la ruptura de la relación, en la mayoría de los casos no es el único problema que enfrenta la pareja.

 

La infidelidad no es un comportamiento normal, es señal de algún problema que normalmente tiene que ver con los límites, con la autoestima, con la personalidad, introyectos y las creencias personales, también con la ruptura de la confianza y el fin de un acuerdo.
Para las parejas monogámicas la fidelidad tiene que ver con la exclusividad sexual y con la lealtad en cuanto a pactos y compromisos compartidos.

En la infidelidad hay tres posibles posturas el infiel, el engañado y con quien se engaña. Cada uno jugará un rol y podrá manifestar síntomas como ansiedad , depresión, codependencia y muy probablemente estos signos son los que de manera previa ante una insatisfacción o vacío personal han hecho que se busque en un tercero la aparente solución a sus carencias.

La salud mental y salud emocional son la búsqueda del equilibrio entre carencias y habilidades que nos permitan ser funcionales. Muchas de las actitudes que estamos acostumbrados a juzgar desde un plano moral pueden ser un síntoma. Así que es preferible intentar ser objetivos y no juzgar simplemente observar y darnos cuenta de lo que sucede para poderlo atender en caso de que necesite apoyo profesional.

¿Alguien que conoces necesita ayuda?

¿Tienes un familiar o un amigo que se resiste a recibir tratamiento?


¿Conoces a alguien que tiene miedo a dar el primer paso?

¿Necesitas ayuda?


55 3106 4437 

55 5135 6659

hola@casarosa.mx

Contacto

Abrir chat
Chatea con nosotros
Powered by