fbpx
Es frecuente observar entre los pacientes con trastornos alimentarios algunas características asociadas con trastornos de personalidad, por ejemplo, pacientes con anorexia nervosa con rasgos obsesivos o con bulimia nervosa con impulsividad. Es muy importante tomar en cuenta si la persona también presenta un trastorno de personalidad, ya que esto puede tener efectos en el tratamiento y la prognosis. - Dra Rosalía Rodríguez

LA RELACIÓN ENTRE LOS TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y EL TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD

Por Dra. Rosalía Rodríguez de Elías

Es frecuente observar entre los pacientes con trastornos alimentarios algunas características asociadas con trastornos de personalidad, por ejemplo, pacientes con anorexia nervosa con rasgos obsesivos o con bulimia nervosa con impulsividad. Es muy importante tomar en cuenta si la persona también presenta un trastorno de personalidad, ya que esto puede tener efectos en el tratamiento y la prognosis. Indudablemente, si ese es el caso, será necesario llevar un tratamiento paralelo para abordar ambas enfermedades (Sansone, Levitt, & Sansone, 2006).

Uno de los trastornos de personalidad con mayor prevalencia entre pacientes con trastornos alimentarios es el trastorno límite (Herzog, Keller, Lavori, Kenny, & Sacks, 1992). Éste suele presentarse más frecuentemente en pacientes con anorexia nervosa de tipo purgativo o con bulimia nervosa. En ambos tipos de trastorno alimentario hay mayores niveles de impulsividad, lo cual se observa en los atracones y las conductas purgativas. Sin embargo, en el caso de comorbilidad, con un trastorno límite, podremos observar también dificultades en la regulación emocional (p.ej. abuso de sustancias, relaciones interpersonales inestables e intensas, etc.), así como conductas de autoagresión (Sansone et al., 2006).

En el caso de los trastornos alimentarios no especificados, también se observa una mayor frecuencia de trastorno límite en comparación con otros trastornos de personalidad (Zanarini, Reichman, Frankenburg, Reich, & Fitzmaurice, 2010).

En cuanto a la obesidad asociada al trastorno por atracón, Sansone y Sansone (2013) reportaron que alrededor del 27% de los individuos con obesidad pueden presentar también un trastorno límite de la personalidad, lo cual podría sugerir que este último pudiera estar asociado al inicio y mantenimiento del estatus de obesidad.

El trastorno límite puede considerarse una enfermedad más prolongada en el tiempo y resistente al cambio, mientras que el trastorno de alimentación puede ser concebido, de alguna forma, más susceptible al cambio, evidentemente con sus respectivas dificultades. De ahí la importancia de un abordaje especializado en conjunto. Algunas características en común entre trastornos alimentarios y el trastorno límite puede ser la disfuncionalidad afectiva, la dificultad en la regulación emocional, así como conflictos en las relaciones interpersonales (Sansone & Levitt, 2006).

La evaluación es un paso fundamental para el correcto planteamiento del tratamiento en la presencia de ambos padecimientos. Para ello, deberá considerarse el impacto tanto de los rasgos de personalidad como de los trastornos mismos implicados (Molina-Ruíz, Alberdi-Páramo, Castro, Gutiérrez, Carrasco & Díaz-Marsá, 2019). De ello dependerá incorporar una serie de componentes eslabonados que permitirá que el paciente recupere funcionalidad en las áreas antes mencionadas.

La continuidad del tratamiento generalmente se pone a prueba por muchos factores, incluyendo las variaciones en el nivel de motivación de los pacientes, el hecho de que sea necesario un tratamiento a largo plazo y la necesidad de distintos niveles de cuidado (p.ej. hospitalizaciones, internamientos). Para lograr un tratamiento exitoso, además de considerar los factores anteriores, es vital que se pueda establecer un ambiente de tratamiento consistente y congruente, el establecimiento del compromiso terapéutico (Sansone & Sansone, 2006), que incluirá una serie de medidas de autocuidado que se mejorarán durante el proceso, así como un abordaje integral que incluya atención psiquiátrica, psicológica y nutricional.

REFERENCIAS

  • Herzog, D. B., Keller, M. B., Lavori, P. W., Kenny, G. M., & Sacks, N. R. (1992). The prevalence of personality disorders in 210 women with eating disorders. The Journal of Clinical Psychiatry, 53(5), 147–152.
  • Molina-Ruiz, R.M., Alberdi-Páramo, I., Castro, M., Gutiérrez, N., Carrasco, J.L., & Díaz-Marsá, M. (2019). Personalidad en pacientes con trastorno alimentario en función de la presencia/ausencia de comorbilidad con trastorno límite de la personalidad. Revista mexicana de trastornos alimentarios, 10(1), 109-120.
  • Sansone, R. & Levitt, J. (2006). Borderline personality and eating disorders. In R. Sansone, & J. Levitt. Personality disorders and eating disorders: Exploring the frontier. NY: Routledge.
  • Sansone, R., Levitt, J., & Sansone, L. (2006). The prevalence of personality disorders in those with eating disorders. In R. Sansone, & J. Levitt. Personality disorders and eating disorders: Exploring the frontier. NY: Routledge.
  • Sansone, R. & Sansone, L. (2006). Borderline personality and eating disorders: An eclectic approach to treatment. In R. Sansone, & J. Levitt. Personality disorders and eating disorders: Exploring the frontier. NY: Routledge.
  • Sansone, R. & Sansone, L. (2013). The relationship between borderline personality and obesity. Innovations in clinical neuroscience, 10 (4), 36-40.
  • Zanarini, M.C., Reichman, C.A., Frankenburg, F.R., Reich, D.B. & Fitzmaurice, G. (2010). The course of eating disorders in patients with borderline personality disorder: A 10 year follow-up study. International Journal of Eating Disorders, 43(3), 226-232.

¿Alguien que conoces necesita ayuda?

¿Tienes un familiar o un amigo que se resiste a recibir tratamiento?


¿Conoces a alguien que tiene miedo a dar el primer paso?

¿Necesitas ayuda?


55 3106 4437 

55 5135 6659

hola@casarosa.mx

Contacto

Abrir chat
Chatea con nosotros