fbpx
- Aprender a perder, es la capacidad de discernir y aceptar que, hay cosas que dependen de uno y muchas otras que no. - Mtra. Alenka Ruiz T.

ABRIR Y CERRAR CICLOS

Por: Mtra. Alenka Ruiz

La palabra ciclo deriva del latín cyclus, y éste a su vez del griego kyklus que significacírculo o rueda”.

Se denomina ciclo al período de tiempo en el cual se desarrollan o suceden un conjunto de acontecimientos, etapas o fenómenos que, una vez finalizados se repiten en el mismo orden de principio a fin. Un ciclo en nuestra vida se define como un espacio de tiempo en el que vivimos una serie de emociones (positivas o negativas desde nuestra perspectiva) vivencias, buenas y no tan buenas. En definitiva; una experiencia vital siempre llega el momento en que se termina y se inicia otro periodo. Sin embargo, que se termine ese periodo, esa experiencia, esa vivencia -objetivamente hablando- no quiere decir que nosotros lo hayamos cerrado.

Cerrar el ciclo desde el punto de vista psicológico significa que ese cambio pare de tener toda nuestra atención, cese un poco en el dolor y en el mejor de los casos que, hayamos sacado un aprendizaje y que eso podamos integrarlo en nuestra vida como parte de nosotros y nuestra historia.

El ciclo de manera precisa no tiene un inicio o un final, podría ser tan infinito como nosotros queramos, para hablar del término y del inicio de un ciclo tenemos que hablar de “decisión”, los ciclos terminan cuando decidimos hacerlo y no cuando tácitamente ocurre un final.

Todo aquello que nosotros no decidimos, todo aquello que no soltamos:  lo llevamos cargando, es por eso que cuando no tomamos la decisión de hacer un corte o un término, de hacer el cierre del ciclo, la experiencia se repite una y otra vez, cuando no ponemos o sacamos un aprendizaje, parece que compulsivamente entra en este círculo interminable, que nos hace sentir que vamos a cada momento más a fondo.

La manera en cómo tu pretendes o cierras tus ciclos; también tiene que ver con aprendizajes, con tus condicionamientos, patrones y modelos de tu historia de vida. Algunas personas abandonan o cierran antes de intentar algo más para “evitar el sufrimiento” otros; se quedan mucho tiempo pensando que -el cierre de ciclo es algo que sucede por arte de magia o por hartazgo- y otros más se quedan en la profunda queja de querer ciclos nuevos y diferentes, sin poder terminar algo primero.

Una de las profundas realidades de “los ciclos abiertos” es que en medida que no se cierren se siente que el caos es más grande interiormente, parecería una cadena larguísima con eslabones abiertos que no sostiene nada.

Para cerrar los ciclos requerimos hacer una recopilación de nuestra historia de vida, ¿Qué se repite muchas veces? ¿Qué siento cada vez que eso se repite? ¿Cómo me siento en esa situación? ¿Qué situaciones he podido cerrar y/o concluir con éxito? ¿Qué emociones quiero evitar? ¿Qué recursos, fortalezas, habilidades y aprendizajes tengo de experiencias pasadas? Todo esto es necesario tomarlo en cuenta para poder decidir algo, es muy probable que después de una decisión de término se venga también un torbellino emocional y se produzca un duelo. A veces esto es lo que mucha gente, -de hecho- quiere evitar, sin embargo, es necesario pasar por ello, es necesario validarnos, reconfortarnos y reconocernos porque también en nuestra historia hemos perdido (muchas veces) y ha habido ganancias, nos hemos recuperado y hemos podido salir avante.

En conclusión, la indecisión, la duda, la sensación de falsa certeza, la postergación, no te están evitando sufrimiento, de hecho, están prolongando la agonía.

Deja que lo que tenga que cerrarse tome su curso, decide, aprende y así, más adelante abre nuevos ciclos, nuevas experiencias y nuevas historias para tu vida.

¿Alguien que conoces necesita ayuda?

¿Tienes un familiar o un amigo que se resiste a recibir tratamiento?


¿Conoces a alguien que tiene miedo a dar el primer paso?

¿Necesitas ayuda?


55 6810 1894

55 5135 5298

hola@casarosa.mx

Contacto

Abrir chat
Chatea con nosotros