fbpx
El conocimiento de las habilidades para la vida persigue mejorar la capacidad para vivir una vida más sana y feliz. - Martha Escobar

HABILIDADES PARA LA VIDA

Por: Martha Escobar

Aunque hay diversas maneras de clasificar las habilidades para la vida, la propuesta de la OMS ha logrado un reconocimiento amplio porque es bastante flexible y tiene aplicabilidad universal.

  1. Autoconocimiento

Conocerse es el soporte y el motor de la identidad de la autonomía. Captar mejor nuestro ser, personalidad, fortalezas, debilidades, actitudes, valores, aficiones… Construir sentidos acerca de nosotros mismos, de las demás personas y del mundo que compartimos. Conocerse no es solo mirar hacia adentro, sino que también es saber de qué redes sociales se forma parte, con que recursos personales y sociales contamos para celebrar la vida e identificar los recursos personales con que se cuenta para lograrlo.

  1. Empatía

Es la capacidad de conocerse innata de las personas que permite tener puentes hacia universos distintos al propio para imaginar y sentir como es el mundo desde la perspectiva de la otra persona. Poder sentir esto facilita comprender mejor las reacciones, emociones y opiniones ajenas, e ir más allá de las diferencias, lo que nos hace más tolerantes en las interacciones sociales. “ponerse en la piel” de la otra persona para comprenderla mejor y responder de forma solidaria, de acuerdo con las circunstancias.

  1. Comunicación asertiva

La persona que se comunica asertivamente expresa con claridad lo que piensa, siente o necesita, teniendo en cuenta los derechos, sentimientos y valores de sus interlocutores. Para esto, al comunicarse da a conocer y hacer valer su opiniones, derechos, sentimientos y necesidades, respetando las de las demás personas. La comunicación asertiva se fundamenta en el derecho inalienable de todo ser humano a expresarse, a afirmar su ser y a establecer límites en las relaciones sociales.

  1. Relaciones Interpersonales

Establecer y conservar relaciones interpersonales significativas, así como ser capaz de terminar aquellas que bloqueen el crecimiento personal (relaciones tóxicas). Esta destreza incluye dos aspectos claves, el primero, es aprender a iniciar, mantener o terminar una relación; el segundo, es aprender a relacionarse de forma positiva con las personas con quienes se interactúa a diario (en el trabajo, en la escuela, etc.)

  1. Toma de decisiones

Decidir significa actuar proactivamente para hacer que las cosas sucedan en vez de limitarse a dejar que ocurran como consecuencia del azar o de otros factores externos. Continuamente estamos tomando decisiones, escogiendo que hacer tras considerar alternativas. Esta habilidad ofrece herramientas para evaluar las diferentes posibilidades en juego, teniendo en cuenta necesidades, valores, motivaciones, influencias y posibles consecuencias presentes y futuras, tanto en la propia vida como en la de otras personas.

  1. Manejo de problemas y conflictos

No es posible ni deseable evitar los conflictos. Gracias a ellos, renovamos las oportunidades de cambiar y crecer. Pueden ser una fuente de sinsabores, pero también una oportunidad de crecimiento. Podemos aceptar los conflictos como motor de la existencia humana, dirigiendo nuestros esfuerzos a desarrollar estrategias y herramientas que permitan manejarlos de forma creativa y flexible, identificando en ellos oportunidades de cambio y crecimiento personal y social.

  1. Pensamiento creativo

Usar la pasión y la emoción, para ver la realidad desde perspectivas diferentes que permitan crear, inventar y emprender con originalidad. Pensar creativamente hace referencia a la capacidad para idear algo nuevo, relacionar algo conocido de forma innovadora o apartarse de esquemas de pensamiento o conducta habituales. Esto permite cuestionar hábitos, abandonar inercias y abordar la realidad de forma novedosa.

  1. Pensamiento crítico

Analizar experiencias e información y ser capaz de llegar a conclusiones propias sobre la realidad. La persona crítica no acepta la realidad de manera pasiva. Por el contrario, se hace preguntas, se cuestiona rutinas, investiga. El pensamiento crítico requiere la puesta en acción tanto de habilidades cognitivas como de competencias emocionales relacionadas con las actitudes personales ya que es necesario también querer pensar.

  1. Manejo de emociones y sentimientos

Esta habilidad propone aprender a navegar en el mundo de las emociones y sentimientos, logrando mayor sintonía con el propio mundo afectivo y el de las demás personas. La s emociones y sentimientos nos envían señales constantes que no siempre escuchamos. A veces pensamos que no tenemos derecho a sentir miedo, tristeza o ira. Este es un ejemplo de como el mundo afectivo se puede ver distorsionado por prejuicios, temores y racionalizaciones. Comprender mejor lo que sentimos implica tanto escuchar lo que nos pasa por dentro, como atender al contexto en el que nos sucede.

  1. Manejo de tensiones y estrés.

Las tensiones son inevitables en la vida de todas las personas. El reto que representan no consiste en evadir las tensiones, sino en aprender a afrontarlas de manera constructiva sin instalarse en un estado crónico de estrés. Esta habilidad permite identificar las fuentes de tensión y estrés en la vida cotidiana. Saber reconocer sus distintas manifestaciones y encontrar vías para eliminarlas o contrarrestarlas de manera saludable.

     

    ¿Alguien que conoces necesita ayuda?

    ¿Tienes un familiar o un amigo que se resiste a recibir tratamiento?


    ¿Conoces a alguien que tiene miedo a dar el primer paso?

    ¿Necesitas ayuda?


    55 6810 1894

    55 5135 5298

    hola@casarosa.mx

    Contacto

    Abrir chat
    Chatea con nosotros